FINANZAS

CASO 14/4

CASO EVALUACIÓN DE INVERSIONES

 

 

Una empresa comercializadora, venderá 2 tipos de repuestos automotrices: X e Y, el primero a un precio de $5.000.- y el segundo a $7.000.- el producto X tendrá un costo de $3.000.- y el segundo, de $5.200.- Se espera vender de X 1.120 unidades y de Y, 680 unidades (Datos mensuales)

 

Las remuneraciones mensuales serán de:

 

1 secretaria, $320.000.- mensuales

2 vendedores, $400.000 base más comisiones (5% de la venta)

1 Administrador, $500.000, fijo

 

Se pagará mensualmente un arriendo de $520.000.- y para implementar el proyecto se necesitará comprar mercaderías por $6.000.000.- además de la adecuación del local por $2.000.000.- Asimismo, la contadora y abogada externa cobraron $1.000.000.- por concepto de inicio de actividades.

 

Las unidades vendidas crecerán a razón del 7% respecto al año anterior, hasta el final del período bajo estudio.

 

Las estanterías y la camioneta que se debe comprar, tendrán un costo de $4.000.000 y $9.000.000.- y se venderán al 5to año, a pesar de que la vida útil de la camioneta y estantes es de 10 años. El precio de venta es del 80% del costo original.

 

El capital de trabajo a utilizar es equivalente a 2 meses de sueldos.

 

Se pedirá un crédito por la camioneta y estantes, a 5 años, con pagos anuales, al 30% de interés.

 

La tasa libre de riesgo es del 7% y la prima por riesgo es del 17%

 

Se pide analizar el proyecto en 5 años, considerando un impuesto del 22% para todos los periodos.

 

Se utilizará el WACC para evaluar este proyecto, considerando una estructura de 50% deuda y 50% capital propio.

 


 

CASO EXAMEN EV.PROYECTOS 2014-2 Evaluacion de Proyectos (Pauta) (3)

CASO VIÑA SANTOS DUMONT RESOLCASO

 

http://educadis.cl/sm/wp-content/uploads/2015/03/ADMINISTRACIÓN-FINANCIERA.docx

 

ADMINISTRACIÓN FINANCIERA

Los negocios son los principales contribuyentes para la salud financiera de nuestra economía, con frecuencia son frágiles y susceptibles de fracasar, debido a la existencia de una administración deficiente, en particular una mala administración financiera.

Existen algunas diferencias significativas entre los negocios pequeños y grandes respecto a su forma de propiedad, la forma en que son administrados y los recursos financieros y administrativos a su disposición. Estas diferencias hacen necesario modificar los principios de la administración financiera para que se apliquen en el área de los negocios pequeños. Dos diferencias especialmente importantes son los faltantes de recursos y los conflictos entre metas.

No es poco común que los fundadores de un negocio pequeño tengan responsabilidad total sobre todas las fases de las operaciones de la empresa. De hecho en muchos casos estos individuos son renuentes a delegar cualquier responsabilidad, aun cuando la empresa crezca en forma significativa. Por lo tanto, la administración de las empresas pequeñas es por lo común muy reducida: solo uno o dos individuos de la empresa asumen más responsabilidad de la que pueden manejar adecuadamente.

Es por ello que es de vital importancia que el manejo de las finanzas y de una adecuado administrador financiero en una empresa sirva para el engrandecimiento del negocio; para que la empresa con las adecuadas decisiones del mismo pueda desarrollarse y consiga mayores utilidades.

2. Las finanzas en las empresas

Las decisiones de negocios no se toman en el vacío, quienes lo hacen tienen un objetivo en mente que es la maximización de la riqueza, Esto es, que todas las decisiones deberán estar encaminadas a obtener cada día mejores resultados económicos.

Desde luego las empresas tienen otro objetivo. Así, en particular los administradores financieros son quienes toman las decisiones reales, están interesados en el bienestar de sus empleados, de la comunidad y de la sociedad a gran escala, sin embargo lo que realmente debe ser prioridad es maximizar la riqueza.

Las empresas, abren su inversión al público mediante la venta de acciones, esto implica que cada persona con acciones es dueño de esa porción de la empresa, por ende, adquiere derechos y obligaciones con la misma. Los accionistas son los propietarios de la empresa y quienes tienen control con el personal administrativo que laborara en ella.

Para realizar adecuadas finanzas en las empresas, es necesario responder a las interrogantes: ¿Qué son las finanzas en las empresas? ¿Cuál es la función del administrador financiero en una empresa? Y ¿Cuál es la meta de la administración financiera?

Supongamos que se inicia un negocio, para ello debemos tener en cuenta lo siguiente:

1. Pensar qué tipo de inversión a largo plazo se hará, es decir, sobre qué líneas de negocios se desarrollará, o qué clase de edificios, maquinaria y equipo se va a necesitar.

2. Definir de dónde se obtendrá el financiamiento a largo plazo que se necesita para pagar la inversión y decidir si se puede iniciar solo, o es necesario invitar a otros propietarios (socios) o si se debe pedir dinero prestado a alguna institución financiera u otros.

3. Finalmente saber cómo se va a administrar las operaciones financieras cotidianas tales como cobranzas a clientes o pago a proveedores.

Lógicamente las incógnitas anteriores no son las únicas que se pueden plantear pero se encuentran entre las más importantes. Entonces podemos decir que la función objetivo del administrador financiero es maximizar la riqueza de las accionistas; considerando el riesgo y la oportunidad asociados con las utilidades esperadas por acción, a objeto de maximizar así el precio de las acciones.

Si consideramos que el valor de una empresa está definido por el precio de sus acciones, podríamos entonces decir que el objetivo es maximizar su valor. Una característica de las grandes corporaciones es que el administrador financiero es quien represente los intereses de los accionistas y toma decisiones en nombre de ellos, siendo una meta de la administración financiera ganar dinero o añadir valor a la empresa.

Es obvio que esta meta es un poco vaga. A continuación menciono algunas metas que son importantes de considerar:

  • Sobrevivir
  • Evitar las dificultades financieras y la quiebra
  • Derrotar a la competencia
  • Maximizar las ventas o la participación de mercado
  • Minimizar los costos
  • Maximizar las utilidades
  • Mantener un crecimiento constante de las ganancias

Cada una de ellas nos llevará a cumplir con la función objetivo del administrador financiero. Ejemplificando los puntos anteriores encontramos que si la administración hace lo necesario para que la empresa sobreviva, podríamos pensar que está teniendo ganancias, por ende se acerca a cumplir con la función objetivo; si se evitan las dificultades financieras y que la empresa caiga en quiebra también podríamos lograr maximizar las riquezas de los accionistas.

Si logramos acabar con la competencia nuestra empresa tendría más participación en el mercado y llegar así a la meta; si la empresa toma acciones concretas encaminadas a maximizar las ventas, influye igual en la riqueza de los accionistas; y así, los costos se minimizan.

Se debe pensar en cómo vender más sin sacrificar las utilidades; bajar los costos sin sacrificar participación en el mercado; el obtener dinero prestado sin que la empresa corra un alto riesgo de caer en quiebra. Estas son sólo algunas de las metas que representan fortalezas y debilidades al administrador financiero para su buen desempeño.

La maximización de las utilidades probablemente serían la meta más común, sin embargo incluso este no es un objetivo muy preciso. Si se desea obtener utilidades en este año hay que tomar en cuenta acciones como: diferir el mantenimiento, mantener en los límites más bajos los inventarios y tomar medidas de reducción de costos.

Las metas que hemos mencionado son diferentes, pero tienden a caer en dos clases: la primera se relaciona con la rentabilidad donde entran todas las que implican ventas, participación de mercado y control de costos. Todas ellas se relacionan con diferentes formas de obtener utilidades y de incrementarlas.

En cambio las del segundo grupo implican evitar la quiebra, lograr estabilidad y seguridad, se relacionan de alguna manera con el control del riesgo. Podemos notar que estos dos tipos de metas, son contradictorias. Si buscamos la realidad no es posible maximizar tanto la seguridad como las utilidades; por ende necesitamos una meta que abarque ambos factores.

Si maximizamos el valor de las acciones y evitamos ambieguedad en el criterio no hay problema a corto ni a largo plazo. Posiblemente esta meta podría parecer unidimensional, esto es que solo beneficia a los accionistas. Debemos tener presente que los accionistas de una empresa son los propietarios residuales de la misma y esto quiere decir que solo tienen derecho a ala ganancia sobrante después de pagarle a los empleados, proveedores y acreedores. Si cualquiera de estos grupos se queda sin recibir ese pago, los accionistas no obtienen nada.

Es necesario aprender la forma de identificar aquellos arreglos de financiamiento y aquellas inversiones que tienen un efecto favorable sobre el valor de las acciones. Una vez identificada las funciones de un administrador financiero es necesario tener en cuenta ¿Cuál es la meta apropiada cuando la empresa no cotiza en la bolsa de valores? Ósea, que no está abierta a la inversión pública. Ciertamente las corporaciones no son el único tipo de empresa y las acciones en muchas de estas empresas muy rara vez cambian de dueños, de manera que es difícil cual es el valor de la acción en cualquier momento determinado.

Siempre que se trate de empresas que buscan obtener utilidades, solo se necesita hacer una ligera modificación: el valor de las acciones en una corporación es simplemente igual al valor del capital de los propietarios. Por consiguiente una forma general de expresar la meta es maximizar el valor de la empresa, ya que incrementamos el valor del capital existente de los propietarios.

Si tenemos presente lo anterior, no importa el tipo de empresa, las buenas decisiones financieras incrementan el valor del capital de los propietarios y las malas decisiones financieras lo disminuyen.

Para que el administrador financiero cumpla con su función objetivo podría enfocarse en tres funciones intermedias. Estas funciones se enfocan en parámetros que se cree están relacionados con la creación de valor y viabilidad de la empresa a largo plazo, además de que son más fáciles de medir que la maximización de la riqueza. Sin embargo el supuesto de que estas variables estén siempre relacionadas con la creación de riqueza es cuestionable.

3. Principales actividades del administrador financiero

Mientras que el departamento de contabilidad elabora los estados financieros, el administrador financiero pone énfasis en la interpretación de estos estados financieros para que con su resultado se apoye en la toma de decisiones. Él se preocupa principalmente por los flujos de efectivo de la empresa, es decir, que recursos entrar y que recursos salen; debe mantener la solvencia de la empresa al analizar y plantear los flujos de efectivo.

El flujo de efectivo de una empresa le permite satisfacer sus obligaciones y adquirir los activos requeridos para lograr sus metas. El administrador financiero evalúa los estados financieros, desarrolla información adicional y como lo hemos mencionado antes, toma decisiones basándose en la generación de flujos esperados y en los riesgos asociados a estas decisiones.

Las actividades del administrador financiero incluyen todas las acciones tomadas por una empresa que afectan sus recursos financieros; por lo tanto, se encuentran relacionadas con decisiones de planeación estratégica, de producción, distribución y mercadotecnia de la empresa.

Una de las principales actividades del administrador financiero es la planeación financiera; en la que se encuentran concentradas las tres tareas principales del administrador financiero que son:

a) Decisiones de inversión

b) Decisiones de financiamiento

c) Decisiones de dividendo

Las decisiones de inversión son todas las empresas que poseen recursos escasos y estos deben ser asignados en diferentes actividades o proyectos que compiten entre sí. Se debe decidir en qué invertir y cuándo invertir, buscando siempre que estas inversiones estén destinadas a cumplir con la función objetivo.

Las decisiones de financiamiento son cuando la empresa debe realizar inversiones que coadyuven a la generación de valor, por ellos los administradores financieros deben preocuparse de donde obtener los fondos o los recursos necesarios para esas inversiones. En términos generales la empresa tiene dos formar de obtener el recursos, a través de accionistas o acreedores.

Las decisiones de dividendo es cuando la empresa debe decidir qué tanto de utilidad que se genera se debe reinvertir en la misma y que tanto se debe devolver a los accionistas. Estas decisiones se deben hacer con especial cuidado ya que si la empresa regresa a los accionistas un alto porcentaje de ingresos, sus posibilidades de crecimiento serán menores y la empresa podría valer menos en el largo plazo. Este efecto será aún mayor en empresas que dejen pasar oportunidades de inversión.

4. Conclusión

Para concluir debemos dejar en claro que el administrador financiero no debe enfocarse únicamente al cumplimiento de una de las funciones anteriores, sino que debe preocuparse por cumplir con las tres en conjunto. El administrador financiero debe preocuparse del porque a través de todas las decisiones que tome dentro de la empresa; de esta manera, independientemente de cumplir con su función objetivo que es la de maximizar la riqueza de los accionistas, la empresa podrá mantenerse día a día para que la sociedad le dé más valor y que los mismo empleados estén satisfechos de laborar dentro de la misma. Para que cumplan con su función objetivo se debe apoyar principalmente en tres tipos de decisiones que son: decisiones de inversión, decisiones de financiamiento y decisiones de dividendo.

El administrador financiero debe tener conocimiento constante de la situación económica del país, y de las tendencias de la economía mundial; debe ser un buen lector de periódicos y de revistas especializadas.

Conocerá lo que el gobierno piensa en materia de aranceles, la disponibilidad de divisas. la tendencia de la tasa de cambio y debe liderar el estudio de situaciones nuevas, como puede ser el caso de un cambio en el esquema de desarrollo de un país. El administrador financiero, dada su interrelación con todas las áreas y la forma como las analiza globalmente, es quizás el ejecutivo más cercano a la presidencia de la empresa y debe estar presto a colaborar con ella en todo lo concerniente a la toma de decisiones que impliquen abstraerse del diario trajinar.

El cargo que se le da al administrador financiero depende por lo general del tamaño de la empresa y puede denominarse como vicepresidente, subgerente o director. En algunas compañías, especialmente en las multinacionales, es el contralor quien desempeña las funciones de la dirección financiera. Cualquiera que sea el nombre con que se designe, queda claro que la función del administrador financiero va mucho más allá de la simple consecución de fondos.

Revisado y extraido por LFFM, de: http://www.gestiopolis.com/finanzas-contaduria-2/importancia-del-administrador-financiero-en-la-empresa.htm

 

APALANCAMIENTO

El apalancamiento financiero es simplemente usar endeudamiento para financiar una operación. Tan sencillo como eso. Es decir, en lugar de realizar una operación con fondos propios, se hará con fondos propios y un crédito. La principal ventaja es que se puede multiplicar la rentabilidad y el principal inconveniente es que la operación no salga bien y se acabe siendo insolvente.

Pongamos un ejemplo numérico que será más claro. Imaginemos que queremos realizar una operación en bolsa, y nos gastamos 1 millón de euros en acciones. Al cabo de un año las acciones valen 1,5 millones de euros y las vendemos. Hemos obtenido una rentabilidad del 50%.

¿Qué ocurre si realizamos la operación con cierto apalancamiento financiero? Imaginemos pues que ponemos 200.000 euros y un banco (o varios, en un crédito sindicado) nos presta 800.000 euros a un tipo de interés del 10% anual. Al cabo de un año las acciones valen 1,5 millones de euros y vendemos. ¿Cuánto hemos ganado? Primero, debemos pagar 80.000 euros de intereses. Y luego debemos devolver los 800.000 euros que nos prestaron. Es decir, ganamos 1,5 millones menos 880.000 euros menos 200.000 euros iniciales, total 420.000 euros. Menos que antes, ¿no? Sí, pero en realidad nuestro capital inicial eran 200.000 euros, y hemos ganado 420.000 euros, es decir, un 210%. ¡La rentabilidad se ha multiplicado!

Ahora bien, también existen los riesgos. Imaginemos que al cabo del año las acciones no valen 1,5 millones de euros sino 900.000 euros. En el caso en que no haya apalancamiento hemos perdido 100.000 euros. En el caso con apalancamiento hemos perdido 100.000 euros y 80.000 euros de intereses. Casi el doble. Pero con una diferencia muy importante. En el primer caso hemos perdido dinero que era nuestro, teníamos 1 millón de euros que invertimos y perdimos el 10%. En el segundo caso teníamos 200.000 euros y al banco hay que devolverle 880.000 euros de los 900.000 que valían las acciones. Sólo recuperamos 20.000 euros. Es decir, las pérdidas son del 90%. ¡Las pérdidas también se multiplican con apalancamiento!

Y lo más grave, imaginemos que las acciones pasan a valer 800.000 euros. No sólo habríamos perdido todo, sino que no podríamos afrontar el pago de 80.000 euros al banco. Somos insolventes. En el caso de disponer del dinero nunca tendríamos problemas de insolvencia, pero ahora sí.

Y estos ejemplos que he puesto con acciones no tienen por qué ser especulativos en bolsa, era por simplificar. Puede ser a la hora de comprar una empresa para gestionarla o realizar una expansión de la empresa. Siempre que la inversión genere ingresos mayores que los intereses estaremos en la zona segura, con rentabilidades multiplicadas. Pero de lo contrario empiezan los problemas.

El apalancamiento se suele definir como la proporción entre capital propio y el crédito. Por ejemplo, antes estábamos en niveles de 1:4. Por cada euro de capital propio, el banco ponía 4. Lo cual es bastante razonable, ya que permite que una operación salga mal (pérdidas de un 25%) y el banco es capaz al menos de recuperar el capital prestado. Además, cierto apalancamiento es bueno, ya que abre las puertas a inversiones que de otra forma no podríamos tener acceso. Hay otras ventajas más sutiles que fueron comentadas en Pymes y Autónomos. Cuando los niveles de apalancamiento son más altos los riesgos son también mayores, y en los últimos años hemos aprendido (espero) mucho de esto, sobretodo en el mercado inmobiliario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>